Cambio Climático y Finanzas verdes

  • El seminario contó con la presencia del Ministro de Hacienda, Rodrigo Cerda; Trinidad Lecaros, Gerenta de Finanzas Sostenibles de Deloitte Chile; Axel Christensen, Director de Estrategia de Inversiones para América Latina de BlackRock Americas, y Claudio Soto, Economista Jefe de Santander Chile. Como moderador actuó Iván Weissman.

El cambio climático ya es una realidad y las empresas deben tomar acciones por razones de ética medioambiental pero también de rentabilidad. Esta fue una de las principales conclusiones del encuentro “Finanzas Verdes, ¿es posible en Chile?, organizado por AIPEF el pasado 3 de septiembre, la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Católica y Santander Chile. Esto como parte de las actividades del Diplomado en Periodismo Económico 2021 que organizan estas instituciones.

El encuentro contó con una exposición del Ministro de Hacienda, Rodrigo Cerda, y de un panel integrado por Trinidad Lecaros, Gerenta de Finanzas Sostenibles de Deloitte Chile; Axel Christensen, Director de Estrategia de Inversiones para América Latina de BlackRock Americas, y Claudio Soto, Economista Jefe de Santander Chile. Como moderador actuó Iván Weissman, fundador de El Mostrador Mercados, conocido por su newsletter semanal sobre temas de economía, finanzas y negocios.

El Ministro Cerda señaló que el primer catastro realizado sobre la materia revela que el 0,71% del gasto fiscal se orienta a cambios climático, el que se distribuye en 32 iniciativas. Agregó que la colocación de bonos verdes alcanza a 24 mil millones de dólares.

Trinidad Lecaros fue enfática en señalar que la primera prioridad mundial debe ser la carbono neutralidad para evitar que la temperatura del planeta siga elevándose. Dado que el tiempo se acaba, la cooperación público privada es fundamental para avanzar con mayor celeridad, señaló.

Axel Christensen agregó que la pandemia solo ha sido un “telonero de una crisis muchos más aguda como el cambio climático, y para la cual no hay vacuna” por lo que las empresas deben adoptar el cambio a la brevedad, lo que también implica nuevas posibilidades para los inversionistas. “Las empresas que se preocupan del medioambiente son más resilientes”.

Claudio Soto, por su parte, advirtió que la evaluación de riesgo hoy incorpora criterios ESG y de cambio climático y que “el desafío ahora es estandarizar criterios para diferenciar entre los proyectos realmente verdes y los que solo buscan un green wash.

Revisa el video in extenso aquí:

También te podría gustar...