Expertos de la salud debaten en seminario AIPEF-UAI

social cifLey de Fármacos II representa retroceso en acceso a medicamentos de calidad

La Ley de Fármacos II, actualmente en trámite en el Parlamento, representa un retroceso en materia de acceso a medicamentos de calidad certificada, coincidieron en señalar Jean Jacques Duhart, vicepresidente ejecutivo de la Cámara de la Innovación Farmacéutica (CIF) y José Luis Cárdenas, Presidente de los Productores Locales de Medicamentos (PROLMED).

Ambos ejecutivos participaron en el seminario “Ley de Fármacos II: desafíos del mercado farmacéutico para avanzar en accesibilidad”, organizado por la Asociación Interamericana de Periodistas de Economía y Finanzas (AIPEF) y las Escuelas de Negocios y de Periodismo de la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI), realizado esta mañana en esa casa de estudios. También participaron en el encuentro Rodrigo Castillo, Director General de QuintilesIMS Health Chile y Aldo González, académico de la Facultad de Economía y Negocios (FEN) de la Universidad de Chile.

A juicio de los especialistas, la Ley de Fármacos I, actualmente vigente y que entre sus principales objetivos impulsa la bioequivalencia (medicamentos avalados con estudios que certifican y garantizan su eficacia, seguridad y calidad respecto del original), no ha tenido el tiempo necesario para su maduración, pues la experiencia de otros países demuestra que estos procesos tardan entre 10 y 20 años en implementarse completamente y en Chile esta norma lleva solo tres años.

Según cifras de la CIF, en este momento, el 30% de los medicamentos que se comercializa en el país ha comprobado su calidad, seguridad y eficacia (originales y bioequivalentes) vs 70% de los medicamentos que no lo han demostrado (genéricos y similares sin bioequivalecia).

Rodrigo Castillo explicó que en Chile se comercializan tres categorías de medicamentos: genéricos (principio activo), similares (genéricos de marca) e innovadores (con patente) y que la tendencia creciente es la penetración del genérico puro, alcanzando al 65% del total de moléculas exigidas en cuanto a demostrar bioequivalencia (medido en unidades de dosis).

“El proceso de bioequivalencia está progresando positivamente en base a una composición de demanda distinta. Se observan incrementos de precio por tipo de producto, básicamente similares y genéricos puros, fruto de los mayores costos que implica probar bioequivalencia, que es de entre 100 mil y 200 mil dólares por cada estudio”, explicó.

En la foto sentados, Jean Jacques Duhart, Aldo González, José Luis Cárdenas, Rodrigo Castillo y Marily Lüders, quien moderó la actividad.

En la foto sentados, Jean Jacques Duhart, Aldo González, José Luis Cárdenas, Rodrigo Castillo y Marily Lüders, quien moderó la actividad.

GASTO DE LAS FAMILIAS EN MEDICAMENTOS

Aldo González presentó un estudio comparativo de seis países latinoamericanos con mercados parecidos (Argentina, Brasil, Perú, México, Colombia y Chile). En los medicamentos salidos de fábrica, en una escala de 1 a 6, en los Genéricos Puros Chile se ubica entre el primer y segundo lugar entre los más baratos; en Similares, entre el tercero y el cuarto puesto, y en Innovadores, entre el tercer y cuarto lugar. En los resultados de precio a público, las posiciones de Chile en el ranking son similares a las de los precios salidos de fábrica.

AVANZAR HACIA SEGUROS DE SALUD

Duhart manifestó que en Chile el gasto público en medicamentos es seis veces inferior que el de los países OCDE, representando una gran carga financiera para los consumidores. De hecho, dijo las familias asumen el 66% del gasto vs 33% de los países desarrollados. “El punto no es el costo de los medicamentos, sino quién y cómo se financia dicho gasto”, afirmó, señalando que la cobertura debería aumentarse a través de incorporar el costo de los medicamentos en los seguros de salud, tanto públicos, como privados (Fonasa e isapres) tal como ello ocurre en los países OCDE y en varios de América Latina, como Colombia, que tiene una cobertura sobre el 90%.

Agregó que los genéricos bioequivalentes han permitido bajar los precios de muchos medicamentos “y que no se han retirado del mercado como equivocadamente se ha planteado, sino que son parte importante del arsenal de fármacos consumidos por pacientes en Chile, como lo demuestra el estudio de IMS que dio a conocer hoy, el cual demuestra que a través de la bioequivalencia se ha potenciado el uso de los productos genéricos bioequivalentes –sobre el 90% en unidades– y a la vez ha permitido reducir el precio de dichos productos”.

Respecto a los desafíos que enfrenta la industria local, José Luis Cárdenas comentó que “tiene que ver con lograr un mayor acceso a productos de calidad y al menor precio posible, y hemos podido ver en este seminario que Chile posee uno de los precios más bajos en medicamentos de la región, y por otro lado la política de bioequivalencia ha sido exitosa en lograr un mayor acceso medicamentos de calidad a  precios razonables. No obstante, se trata de un mercado aún en transición, se trata de procesos que llevan cerca de diez años. Lo esperable en este caso sería que el Estado siguiera profundizando esta política”.

LABORATORIOS EXPRESAN APREHENSIONES SOBRE LEY DE FÁRMACOS II

Jean Jacques Duhart afirmó por su parte que la Ley de Fármacos II estimula la libre intercambiabilidad de medicamentos porque obliga a que la prescripción en la receta vaya la Denominación Común Internacional (DCI) o principio activo, abriendo al público un gran número de alternativas para un mismo medicamento, no todos bioequivalentes, de manera que el consumidor terminará discriminando solo por precio y no por calidad. “En el fondo, se trata de un cheque en blanco para las farmacias”, dijo.

Al respecto, Cárdenas agrega que “si bien la Ley de Fármacos II parte de objetivos loables, como la transparencia y mayor competencia en el mercado, se equivoca en el asumir que todos los medicamentos son bioequivalentes cuando no lo son, por lo que es importante diseñar políticas en base a realidades y no supuestos”.

También te podría gustar...